Una historia visual de los derechos territoriales de los Pueblos Indígenas
Panamá

COONAPIP lidera esta iniciativa, habiendo avanzado en el proceso de titulación de 223,500 hectáreas en cuatro territorios

Y resolvió 18 conflictos de tenencia que afectan a las comunidades

Capacidad desarrollada para asegurar y defender los territorios indígenas

Sinopsis

Las elecciones presidenciales abren la puerta a la implementación de leyes progresistas que protejen los derechos indígenas a la tierra

El marco legal de Panamá para proteger los derechos a la tierra de los Pueblos Indígenas es uno de los más progresistas del mundo, en particular con respecto a las “comarcas” indígenas, regiones administrativas con cierto grado de autonomía. Los derechos de los Pueblos Indígenas a la tierra están consagrados en la constitución de Panamá. A pesar de esto, 27 comunidades indígenas aun no han logrado culminar con éxito sus gestiones al título de propiedad colectiva de sus tierras. Las amenazas a los derechos territoriales de los Pueblos Indígenas no provienen de la ley, sino de la creciente competencia por el acceso a las tierras que son reclamadas por ellos pero que aún no tienen título. La competencia por las tierras indígenas proviene del sector privado, los pobres sin tierra, y los reclamos gubernamentales sobre las áreas protegidas.

El 2008 la Asamblea Nacional reafirmó los derechos de los Pueblos Indígenas, cuando aprobó la Ley No. 72 que establece procedimientos para la titulación colectiva de tierras indígenas ubicadas fuera de las comarcas. En octubre del 2014 la Corte Interamericana de Derechos Humanos falló a favor de dos Pueblos Indígenas de Panamá que habitan la región del Bayano, reafirmando el derecho a sus tierras ancestrales y sentando jurisprudencia a favor de los otros indígenas del país. Luego, en abril del 2017, la Corte Suprema de Justicia de Panamá enfatizó que los Pueblos Indígenas tienen derecho a ocupar sus tierras ancestrales aun sin poseer título de propiedad. A pesar de estos avances, la implementación real del reconocimiento de los derechos está muy por detrás de las aspiraciones de los indígenas panameños. Durante décadas, el gobierno central ha enfatizado la inversión económica a expensas de los derechos de tenencia indígena. Con la elección del presidente Juan Carlos Varela en 2014 parecía haber nuevamente voluntad política para lograr avances significativos. El proyecto piloto del Tenure Facility, finalizado el 2017, capitalizó estas oportunidades emergentes. La COONAPIP adelantó la titulación de territorios indígenas e incrementó la capacidad propia para la defensa de los derechos territoriales.

¿Quiénes son los Pueblos Indígenas de Panamá?

Hay siete Pueblos Indígenas en Panamá: Ngäbe, Buglé, Guna o Kuna, Emberá, Wounaan, Bri Bri y Naso Tjërdi. Según el censo nacional de 2010, representan en conjunto 417.559 personas o el 12% de la población panameña. La población afrodescendiente, que es significativa en Panamá, no reclama derechos territoriales como colectividad.

1903

Panamá declara su independencia de Colombia

1904

La primera Constitución panameña permite establecer territorios políticos especiales por razones de conveniencia administrativa o servicio público, preparando así el terreno para los territorios indígenas

1930

Panamá establece su primer territorio indígena, la Reserva Indígena Kuna

1938

Panamá define el concepto de “Comarca Indígena” como una región administrativa con un grado de autonomía

1953

Panamá aprueba la “Carta Orgánica”

Esta ley define los derechos de un territorio indígena a gobernarse a sí mismo dentro del estado-nación. Las Comarcas administran justicia, resolución de conflictos, uso de la tierra y educación bilingüe, de acuerdo a su cultura propia.

1983

Panamá establece el segundo territorio indígena, la Comarca Emberá-Wounaan

 

1991

Los Pueblos Indígenas fundan la Coordinadora Nacional de Pueblos Indígenas de Panamá, COONAPIP

Cada miembro tiene su propia cultura y sistema de gobierno. Juntos, los territorios indígenas abarcan la mayoría de los bosques, biodiversidad y cuerpos de agua de Panamá.

Actualmente, los miembros de COONAPIP son: Congreso General Ngabe: Consejo General Buglé; Congreso Kuna de Wargandi; Congreso General Kuna de Tagarkunyala; Congreso Nacional Bri Bri; Congreso General Emberá Wounaan; y Congreso Emberá Wounaan de Tierras Colectivas.

1996

Panamá establece el tercer territorio indígena, la Comarca de Madungandi

1997

Panamá establece el cuarto territorio indígena, la Comarca Ngäbe-Buglé

2000

Panamá crea la Comarca de Wargandi

2007

La Asamblea General de las Naciones Unidas adopta la Declaración de las Naciones Unidas sobre Derechos de los Pueblos Indígenas

La Asamblea General adopta la Declaración con voto a favor de 144 países, incluyendo Panamá.

UN Declaration on the Rights of Indigenous Peoples (UNDRIP)

2008

El Gobierno aprueba la Ley 72, que establece el proceso para la titulación colectiva de tierras indígenas

La Asamblea Nacional de Panamá aprueba la Ley 72 mediante la cual el Estado “reconocerá las tierras tradicionalmente ocupadas por los Pueblos Indígenas y les otorgará título de propiedad colectiva”.La ley reconoce por primera vez los derechos de los Pueblos Indígenas a tierras fuera de las comarcas, y establece un proceso para obtener títulos sobre ellas. Este título de propiedad es colectivo, indefinido, no transferible, irrevocable e inalienable.

El Gobierno emite los primeros títulos de Tierras Colectivas bajo la Ley 72

Cinco años después de la promulgación de la Ley 72, el gobierno panameño emite los primeros tres títulos de propiedad colectiva. Si bien son simbólicamente significativos estos títulos cubren sólo 26,9 kilómetros cuadrados, menos del 1% de las tierras indígenas pendientes de titulación. La implementación del proceso de titulación sigue siendo lento.

2014

COONAPIP propicia un Foro Presidencial

COONAPIP acoge el Foro de Candidatos Presidenciales. Todos los candidatos participantes prometen consultar con las comarcas ante eventuales inversiones en ellas, de manera consistente con las estructuras indígenas de gobernanza.

Se establece el Foro de los Doce Congresos y Consejos de los Siete Pueblos Indígenas

El “Foro Unido” lucha por la implementación de los derechos territoriales de los Pueblos Indígenas, a través del fortalecimiento de las organizaciones indígenas y la adopción por Panamá de la Convención de Pueblos Indígenas y Tribales de 1989, conocida como Convenio 169 de la OIT. Este es un importante convenio internacional vinculante sobre Pueblos Indígenas, precursor de la Declaración de la ONU sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.

Corte Interamericana de Derechos Humanos avala a los Pueblos Indígenas de Panamá

La Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) toma una decisión histórica ante el caso de los Pueblos Indígenas Kuna y Emberá del Bayano, en su querella con el gobierno de Panamá. La CIDH dictaminó que desde que el país reconoció a la Corte en 1990, “ha tenido el deber de delimitar, demarcar y titular las tierras…lo que en muchos casos no se ha hecho.” Si bien el caso abarca específicamente dos territorios donde comunidades reubicadas no recibieron títulos, el fallo de la CIDH es un precedente para otros territorios. Incluye además la obligación del Estado de pagar por los daños causados, instándole a titular el territorio de la comunidad de Ipetí y retirar los colonos de las tierras de Piriati.

‘El derecho a usar y disfrutar de un territorio carecería de sentido en el contexto de las comunidades indígenas y tribales, si dicho derecho no estuviera conectado con los recursos naturales que se encuentran en y dentro de la tierra. Es decir, la demanda de propiedad colectiva de la tierra por parte de pueblos indígenas y tribales, deriva de la necesidad de garantizar la seguridad y permanencia de su control y uso sobre los recursos naturales, lo que a su vez sustenta su modo de vida propio”‘

-Corte Interamericana de Derechos Humanos

2015

La Corte Suprema de Panamá falla a favor de las comunidades Arimae y Embera Purú

Usando drones COONAPIP mapea invasión de tierras en la comarca Emberá Wounaan

COONAPIP y Tenure Facility inician relación de colaboración

COONAPIP, con apoyo de TF, lanza el “Proyecto de Fortalecimiento de los Derechos Colectivos de Tierras y Territorios de los Pueblos Indígenas de Panamá” (PDCT). Su objetivo es acelerar la titulación de tierras indígenas, resolver conflictos de tenencia y desarrollar capacidades legales y administrativas para la protección territorial.

2016

Panamá sanciona la Ley 37 que establece la consulta y consentimiento previo, libre e informado a los pueblos indígenas, cada vez que se prevean medidas legislativas que afecten sus derechos colectivos, existencia física, identidad, calidad de vida o desarrollo

El texto de la Ley dispone su obligatoriedad para las comarcas, áreas anexas, tierras colectivas y tierras ancestrales.

La Clínica Jurídica acelera la titulación de tierras

En ceremonia realizada en el Colegio Nacional de Abogados, COONAPIP anuncia la formación de una clínica legal. Esto respondió a la crucial necesidad de apoyo legal por parte de las reivindicaciones indígenas. En su primer año la Clínica puso por escrito la “hoja de ruta” necesaria para la titulación colectiva en Panamá, avanzó en la titulación de cientos de miles de hectáreas y capacitó sobre el proceso requerido para esto a autoridades indígenas y gubernamentales.

2017

COONAPIP capacita a 252 personas cinco territorios, en derecho indígena y legislación

138 personas de Tagarkunyala, entre hombres, mujeres y jóvenes, son capacitados en gobernabilidad territorial, así como manejo y resolución de conflictos. 32 abogados capacitados sobre la importancia de la sentencia de la CIDH en el Bayano, y su significado para la defensa de derechos territoriales. 24 mujeres capacitadas sobre derecho a la tenencia, acceso a la justicia y experiencias de otras mujeres en defensa y gobernanza territorial. 24 técnicos capacitados y 36 autoridades indígenas capacitadas en legislación nacional e internacional.

Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá se prepara para un nuevo Diplomado en administración jurídica y organización de territorios, en el marco del derecho indígena

COONAPIP avanzó gestiones con la Facultad de Derecho de la Universidad de Panamá, para establecer un Diplomado.  Se busca aumentar el conocimiento sobre legislación nacional e internacional que ampara a Pueblos Indígenas.

COONAPIP y congresos locales avanzan en la titulación de 223,500 hectáreas en cuatro territorios y  apoya la resolución de 18 conflictos de tenencia sobre 1,200 hectáreas

Con una hoja de ruta clara, experiencia e impulso sostenido, la COONAPIP apunta a acelerar la titulación colectiva de 867,405 hectáreas de tierras y bosques de Panamá

Con una capacidad fortalecida para administrar proyectos de manera independiente, y con relaciones nuevas y fortalecidas con el Gobierno y las organizaciones nacionales e internacionales, COONAPIP está en una mejor posición para avanzar en la seguridad de la tenencia en Panamá.